jueves, 27 de octubre de 2011

Estética formalista

Una estética formalista utilizada por una forma aparente, que engaña emprende por medio de lo “bonito” el vender una serie de imágenes aparentemente agradables sin descubrir un fondo, lo cual resulta del informalismo la profundidad de las cosas. Veo que muchas personas se venden al ni siquiera saber que su obra está en tela de juicio por no crear e intensificar,  desechando códigos inconscientemente, inmediatamente.
La valoración carece cada vez más, porque el valor del dinero o del desinterés del conocimiento, crece con relación a la fama que añoran.


Un vacío absoluto, calificado de ¡muy bonito tu cuadro, pero no dice nada más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada