martes, 23 de junio de 2015

Noche de Junio, verano.

Los ermitaños viajan hoy a la montaña, las pequeñas especies absortas no dejan rastro de amores que se inventaron para sentirse vivos. Las azucenas cambian de color  descubriéndose hoy  en otras especies y derrumban espejos quebrados por que se asustan al ver que son de verdad.

domingo, 26 de octubre de 2014

Cali.

Cali huele a bazuco, pequeña prostituta que recibe a todo el mundo. Cali de amores fugaces y eternos amantes. De esquizofrénicos besos y de abrazos que apuñalan y desgarran. Maldita ciudad, pequeña prostituta. Esa es Cali.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Lobo estepario.

Tú lobo, que en las noches te eclipsas para albergarte en tu infinito ser. Oh despiadada luna que te deslumbra con su luz, y de hechizos tu mente se va liberando.
Mundo mezquino del que huyes, hallando en  la belleza de tus garras y dientes el ligero descanso que encuentras al desmembrar tu presa, corre, corre y abraza las tinieblas de ese invierno desolado.
La lluvia cubrirá  tus patas con su manto de infinita pureza.
Corre, corre y encuéntrate.
Hay una inmensa algarabía por estos días, muchedumbre perdida, entes desolados en el vaivén de lo fútil, seres adormilados, prisioneros y corrientes.
Ser enigmático e incomprendido, tú, lobo encantador y solitario.
La vida te ha despertado.
Te amo, te amo como quizá el infierno abraza a sus seres extraños,

como el viento cálido rosa tus cabellos  tizón, lobo estepario. 

martes, 30 de septiembre de 2014

Cuando llueve

La lluvia se asoma cuan hermosa bocanada de fulgor  fresco, se antojan las aves de un chapuzón y las hojas casi muertas descubren de nuevo la vida. Los mendigos  en su inmensa tormenta se revelan y danzas desnudos, desprendidos de sus sinuosas vestimentas mentales. Hoy hay un augurio, un rayo que quizás me parta en dos.
La tormenta que tanto esperé surca  en mis emociones que son un desesperado intento de desvanecerme.
Hoy la lluvia culmina con todo, y los adoquines ensangrentados se limpian. Oh querido Federico,  Cali piensa en vos cuando llueve.
Mi mente divaga y recuerda con melancolía la niñez ya perdida, dulces años de inocentes reflexiones que  se van, se van…

miércoles, 9 de julio de 2014

Hoy tu recuerdo en vano llega a mí, como tormenta inesperada que descubre mi alma, amado mío añoro todo de ti, incluso aquellas conversaciones sin fin que terminaron siempre en carcajadas.  Hoy justamente al verte,  después de un largo tiempo se amontonaron como ráfaga hermosos recuerdos.
Oh! Tu sotana. Que dulcemente cubría ese cuerpo frio, sediento de amor.  Recuerdo  la reacción que causaste en todo mí ser al verte con este traje.  Mis pequeñas piernas de un impulso contrariado se cerraban y se abrían, esperando el amor.
Yo sé que te reías de mí, pero yo ardía, sintiéndome en aquel infierno en el que ardieron Francesca y Paolo, mi cuerpo no hubiera podido aguantar un día más. Mis padres me han tenido castigada, ya ha pasado casi un año y yo solo puedo verte desde mi ventana cuando pasas con las putas monjas que habitan en tu recinto. Como detesto ese lugar  de mierda,  odio que seas sacerdote. Me pregunto si flirteas con ellas, y no puedo contener mi repudio, son tan repugnantes, ¿encontraras debajo de  sus  vestidos una bella flor como la mía?  Muero de celos.


Espero poder verte lo más pronto posible, últimamente no me he sentido muy bien. Solo deseo besarte, eso creo que aliviaría mis penas  y este dolor intenso que mi pequeño cuerpo no resiste más.
Tuya Sor. 

martes, 20 de mayo de 2014

Ella abrió las piernas lentamente y acariciándolo ahí, dónde a él tanto le gustaba, sujetó una de sus bolas, que acariciándola lentamente la lamió y trató de tragarla suavemente, él de un brinco y al escuchar las cochinadas que ella le susurraba al oído, bajó recorriendo con sus dedos toda la columna vertebral hasta meterle el dedo en el culo, en ese preciso momento ella  tuvo un orgasmo  y él  una lesión en las huevas.

lunes, 19 de mayo de 2014

Un pequeño fantasma apareció.

 Hoy me lo encontré tomamos trago barato, fue como saldar algunas cuentas pendientes, algunos besos, algunas caricias. Después de eso, volví a ser la misma.